De la demolición a la deconstrucción

La inflación actual de los precios de materiales y las emisiones de C02 por parte de la industria de la construcción, las cuales alcanzaron en el año 2019 un máximo histórico (38% de las emisiones globales) refuerzan la idea de que es necesario revisar el funcionamiento de este sector en las últimas décadas.


La deconstrucción, entendida como el desmontaje manual de los distintos elementos que constituyen un edificio, representa una alternativa a la demolición, suponiendo la transformación del modelo lineal de utilización de materiales en un nuevo un modelo circular, permitiendo su reutilización cuando no es factible la rehabilitación del edificio en su conjunto.


Además de obtener materiales de alta calidad a coste 0, la tarea de desmontaje reduce los residuos generados durante la demolición, así como los gastos y emisiones relacionados con el

tratamiento de estos residuos. Otra cuestión positiva se trata del aprendizaje que trae consigo la deconstrucción, ya que fomenta el conocimiento de la mano de obra y la construcción local, siendo necesario entender como fue construido para poder realizar la labor a la inversa.


Si hablamos de nuestra experiencia personal, durante la deconstrucción de esta pequeña vivienda que mostramos en imágenes, hemos sido conscientes de que esta tarea supone, además, una puesta en valor de materiales que fueron fabricados por nuestros antepasados, con sus propias manos, que cuentan con toda una historia detrás, la cual se va descubriendo durante el proceso de desmontaje: inscripciones, huellas, fechas...


En este caso, los ladrillos recuperados se emplearán en la futura edificación que se construirá en la misma parcela, lo que supondrá un gasto 0 en transporte y por tanto una disminución extra en las emisiones de CO2 asociadas a la construcción.


Gracias a esta primera experiencia, podemos decir que, según el tipo de unión entre los distintos materiales, la deconstrucción se antoja más o menos viable, por lo que deberemos tener especial cuidado a la hora de proyectar las nuevas uniones y formas de colocación... el objetivo será construir edificios cuya deconstrucción sea viable desde el punto de vista técnico y económico, siempre y cuando su rehabilitación no sea factible.

















127 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo